Conoce que es el PRGF y comienza a disfrutar de sus beneficios

Cada día aparecen nuevos descubrimientos que pueden ayudarnos a vernos y sentirnos mejor, jóvenes y saludables. Es necesario conocer cada alternativa tanto de las más tradicionales como las novedades, algo  que nos permitirá decidir cuál es el que mejor se adapta a nuestras necesidades e inquietudes.
Siempre se dice que el practicar deporte es saludable y ayuda también a estar más bella, pues hoy las ventajas de la práctica de actividades deportivas se suma a los tratamientos estéticos para beneficiar a quienes lo necesiten.
Una sigla que viene escuchándose de forma reiterada sobre todo en el mundo del fitness es PRGF, (siglas en inglés de Plasma Rico en Factores de Crecimiento), un nuevo concepto que no solo puede aplicarse a deportistas sino también a quien padece de alguna enfermedad crónica o envejecimiento prematuro. En un principio era utilizado solo para la cura de lesiones en deportistas de élite, luego dado sus resultados excelentes se extendió a la cura de personas que padecían de enfermedades crónicas y en la actualidad se está utilizando como técnica de retraso del envejecimiento.
El PRGF es una técnica de regeneración ósea desarrollada que ha sido desarrollada  por BTI Biotechnology Institute. Se trata de un procedimiento basado en una variada cantidad de proteínas que cuando son estimuladas generan un aumento en la síntesis de hueso nuevo reparando además los tejidos blandos.
Este plasma rico en factores de crecimiento puede obtenerse extrayendo una pequeña cantidad de sangre y luego de pasar por todo un proceso de centrifugación eliminando las impurezas se liberan las proteínas a través de un aislamiento en plaquetas.
El tratamiento consiste en inyectar en la piel del rostro, escote, cuello y dorso de manos la sustancia PRGF, con el fin de estimular su regeneración. Se trata de un tratamiento relativamente simple e indoloro que permite reintegrarse a las tareas diarias de inmediato.
Antes de aplicarlo se limpia profundamente la zona a ser tratada y luego de colocar una pomada anestésica o frío localizado se procede al tratamiento.
Este tratamiento puede realizarse a partir de los 35 años como una terapia preventiva y a partir de los 45 años como una técnica de regeneración y corrección.
Una sesión de PRGF tiene una duración de aproximadamente una hora, incluyendo el tiempo para la aplicación de la anestesia, extracción de sangre y el tratamiento en sí mismo.
Aconsejan realizar unas cuatro sesiones anuales para lograr que los tejidos se estimulen y luego de esto puede anualmente realizarse una o dos sesiones más.

Los resultados dicen que duran aproximadamente un año y son excelentes.

IMPORTANTE: Antes de someterse a cualquier tratamiento médico consulte con su médico de cabecera o especialista.

Entradas populares de este blog

Ventajas de las alfombras de uso RUdo

¿Sabe usted por qué son buenos los tapetes antiderrapantes?

Movical